Actividades de fin de semana. La vendimia

Aun si que todavía es un poco pronto para pensar en los colores del otoño, paseando por la web he encontrado esta entrada que me parece de lo más sugerente para empezar a sentir que tenemos muy, muy cerca el otoño.

Espero que pueda ser una buena propuesta para algún fin de semana más adelante.

Os paso el enlace y por si queréis un adelanto aquí lo tenéis. Buen fin de semana

http://www.glamouratis.elconfidencial.com/estilo-de-vida/2014-09-11/vive-la-vendimia-12-planes-alrededor-del-vino_188589/

Foto cedida por La Rioja Turismo

¡Vive la vendimia! 12 planes alrededor del vino

Se celebran más o menos por San Mateo (21 de septiembre), pero las fiestas de la vendimia son, reconozcámoslo, el culto más pagano. Porque aquí a quien adoramos de verdad y hasta la extenuación es a Baco. Ese Dionisos de las fiestas orgiásticas griegas. El mismo que Velázquez nos pintó emborrachándose indecentemente y sin recato de uvas; triunfando. Así que cómo no pasárselo bien ahora que llega la recogida del fruto de la vid y las barricas de roble se preparan para envejecer junto a nosotros y el mejor de los vinos. Ribera de Duero, Rioja, Toro, Cariñena, Montilla-Moriles, Jumilla, Jérez…; esta es la letanía.

Puedes dejarte llevar por una de las muchas programaciones fiesteras que inundan nuestra geografía, hacer una ruta turística de las consagradas a las denominaciones de origen (hay hasta autobuses) y también olvidarte del mundanal ruido en un spadonde se practica la vinoterapia como una religión. Ser tú el enólogo por una vez, tomar lecciones de maridaje o dejarte querer en un hotel-bodega que habría hecho las delicias del mismo Le Corbusier. Mientras pisamos la uva, estamos reinventando el enoturismo.

1. VIAJA A ESTE LUGAR DONDE LA VENDIMIA ES NOCTURNA Y EL VINO BLANCO

Ya sabíamos que no hay vino sin mitología (y viceversa), pero una vendimia de noche (de 12 a 7 de la mañana) supera con creces nuestras expectativas más fantásticas. Y así es la que está a punto de suceder en las fincas Los Llanos y La Avutarda de las bodegas Aura, donde se elabora el afamado vino de Rueda, de uva verdeja. Aura se tenía que llamar: como el halo de luz que envuelve los racimos al atardecer. Sobrados de poesía, llegamos a Rueda (Valladolid). Aviso a los navegantes espontáneos: las visitas son con cita previa.

2. SIGUE A LAS MUSAS: TAMBIÉN ANDAN ENTRE VIÑEDOS

Mientras Labastida celebra la XXI edición de la Fiesta de la Vendimia de la Rioja Alavesa este domingo, 14 de septiembre, como un gran descorchar de botellas, puedes trazar tu propio plan enovete de paseo entre el silencio de los viñedos, a pie o en bici -a elegir-, por los alrededores del soberbio hotel Viura, firmado por la arquitecta Beatriz Pérez Echazarreta, que ya es considerado de la familia (el hermano pequeño) del hotel Marqués de Riscal, de Frank Gehry, en Elciego. Como si una bodega fuera un museo. Las musas también andan por aquí. En Villabuena de Álava.

3. HAZ LA RUTA DE LA TIERRA AL LAGAR ENTRE CIERVOS, JABALÍES Y MUFLONES

Es el mismo que hace la uva. Y en la Ribera del Duero, donde se encuentra el Hotel & Spa Arzuaga, lo puedes emprender de una manera especial. No solo en medio de la naturaleza pacífica y silenciosa, sino entre ciervos, jabalíes y muflones, que campan a sus anchas. Organizan muchas actividades y una de ellas es la Mañana Temática: visita a la finca y a la bodega con lupa, y degustación de los vinos Arzuaga Navarro. Conocerás las técnicas más avanzadas en enología y el proceso y transformación de la uva. Tienes la opción de alojarte en el hotel y comer en su restaurante. En Quintanilla de Onésimo (Valladolid).

4. VISITA UNA BODEGA QUE ES A LA VEZ ESTUDIO DE GRABACIÓN 

Visitar una bodega, la que sea, es todo lo contrario a hacer la típica y fugaz ‘visita del médico’, aunque ambas comparten el efecto placebo y terapéutico. Si te dejas caer por Neo, en Castrillo de la Vega (Burgos), estarás pisando suelo vitivinícola y, además -este plus es casi antológico-, traspasando el umbral de un estudio de grabación musical (Neo Music Box). Aquí se graba entre barricas. Como lo oyes. Sorpresas que da la enología. Es la bodega que Javier Ajenjo, un melómano amante del vino, había soñado: “cómoda, moderna y diferente”.

5. PRUEBA LA MERMELADA, EL QUESO Y EL HELADO DE VINO (LOS TRES)

Puedes hacerlo en las Bodegas Binifadet de Menorca. Degustarlos en su B-Terraza, que es un santuario del vino y la cocina menorquina, tradicional e internacional muy bien maridada. O comprarlos en su tienda, dondeencontrarás también un completo catálogo de enocosmética (aftershave, gel de baño, champú o jabón). Y claro, lo siguiente es apuntarte a unas jugosas lecciones sobre cómo se elabora el vino de la isla.

6. ASISTE A UNA CLASE MAGISTRAL EN UNA BODEGA DE CALATRAVA

Las bodegas, sí, son los destinos preferentes de la arquitectura madre, la llave maestra que abre la cueva de Ali Babá. En Ysios, templo báquico alzado en ese lugar de peregrinación vinícola que es Laguardia (Álava), te enseñarán más acerca de la uva con nombre de bandolero que también asalta caminos. En una clase magistral impartida por el enólogo Luis Zudaire, bregado en Chile, Argentina y Francia (Burdeos). La denominada tempranillo llena los ocho terruños y las 40 hectáreas de este complejo consagrado al vino de reserva y tramado por el mismísimo arquitecto Santiago Calatrava, que ideó dicha “sublimación de las líneas de una hilera de barricas”. Todo vanguardia; bueno, menos la larga y colmada tradición cosechera.

7. VISITA EL PRIMER CENTRO ENOTURÍSTICO DE GALICIA (Y SU WINE BAR)

Déjate seducir por el Albariño en el Pazo Baión, que es una propiedad del siglo XV convertida en el primer centro enoturístico de Galicia. Aquí solo de vino vive el hombre. Lo que aprendimos en las tabernas pero contado por los maestros bodegueros de este pazo que es una bodega boutique de diseño modernista (y un centro de reinserción social). En este “microuniverso”, como lo llaman, el vino se degusta en el Wine Bar. Te ofrece planes a la carta: banquete a tu medida, jornada de trabajo con el mejor de los brindis y cursos varios. En Vilanova de Arousa (Pontevedra).

8. SABOREA LA COCINA RIOJANA DONDE SE CUECE UNO DE LOS MEJORES CALDOS

Estamos hablando de Muga, uno de los vinos que nacen en la muy insigne ciudad de Haro (La Rioja), nada menos que en su histórico Barrio de la Estación. En un edificio que ha cumplido ya las dos centenas pero que sigue alumbrando modernidades como el Espacio Torre Muga, la apuesta de la mítica bodega por el enoturismo, que nos ha hecho aún más viajeros. Hay vinoteca, bar, pequeño gran comedor para degustar la comida riojana (ya sabemos acompañada de qué) y organización de actividades: catas, cursos y visitas.

9. RELÁJATE CON LA VINOTERAPIA DEL SPA MARQUÉS DE RISCAL (SI NO LO HAS HECHO YA)
Estamos de vuelta en La Rioja Alavesa. No podemos dejar de lado el Hotel Marqués de Riscal, que se alza en la Ciudad del Vino. En esta encrucijada se topan el diseño, el arte, la gastronomía, el paisaje, el vino y los cuidados deliciosos de un spa. Y se hace ineludible. Si los caldos son puro Rioja, las paredes inclinadas, los techos altos y las ventanas en zigzag son Gehry 100%; no se puede negar. Venías a probar el vino y te has encontrado con un espacio diáfano con biblioteca, chimenea, terraza y el proverbial Spa by Caudalie. El paraíso de la vinoterapia.

10. ALÓJATE EN UN HOSTAL AISLADO EN MEDIO DEL PENEDÈS

La región vitivinícola del Penedès, al sur de Barcelona, también te espera. Si te alojas en el Hostal del Castell de Gimenelles, de bella estampa a los pies de la sierra de Gimenelles y con vistas al mar, los viñedos te rodearán. Hablamos de una casa aislada en el municipio de Sant Jaume dels Domenys (Tarragona) con solo ocho habitaciones dobles y un restaurante. Solo tendrás que abrir los ojos y mirar. Y la boca… y beber.

11. APRENDE MÁS COSAS SOBRE HISTORIA (DEL VINO) Y PON ALERTA TUS SENTIDOS

Sulfatadoras, azufradoras, bombas de trasegar, despalilladoras, herramientas de tonelero… Sí, necesitamos unas cuantas lecciones de historia del vino ya. La escuela puede ser el Museo del Vino Portal de la Rioja, que ofrece un viaje a las bodegas de principios de siglo y tiene abierta de par en par una tienda con más de 1.500 referencias de vinos locales, conocidos y desconocidos. En Briñas (La Rioja). Y si quieres agudizar aún más tus sentidos, sobre todo el de la vista -esta vez no el olfato-, pásate por el Centro Sensorial del Vino, en el barrio de las bodegas de la también riojana localidad de San Asensio.

12. ESCÁPATE A UN WINE RESORT: ¡NO ESTÁ EN LAS MALDIVAS!

Los wine resorts están de moda. Y, para nuestra fortuna, estos complejos hoteleros de lujo no acostumbran a estar ni en Bali ni en las Maldivas. En el cercano Portugal, te espera el sugerente L’And Vineyards, plantado en pleno Alentejo, en el magnífico y escondido Montemor-o-Novo, demostrando una vez más lo bien que pueden llevarse, cuando quieren, la naturaleza y la arquitectura. Lujo entre viñedos con biblioteca, piscina, productos exclusivos en el L’And Made, bodega con cursos y catas, paseos en globo y habitaciones con techos que permiten ver las estrellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: